JUGANDO CON LOS SENTIDOS

amorhacerLlegó a casa a toda prisa, mi melena mojada con los rizos alborotados, tengo el rostro pálido sin ninguna sombra de color que hace destacar aun más mis negros cabellos y mis ojos brillantes de alegría sin maquillajes…sin mascaras…natural como la vida misma porque respiro vida, tengo esa imagen que tanto adoras entre niña traviesa y mujer madura que excita todos tus instintos más primitivos…sin apenas darme cuenta paso corriendo ante el gran ramo de rosas blancas que hay en la entrada, pero distingo una tarjeta con unas grandes letras que dicen: ” Para ni niña soñada”…otra tarjeta que me da instrucciones de que vaya hacia la habitación…yo tranquila pero deseosa con la curiosidad apoderándose de todos mis sentidos, tiro el abrigo de cuero negro en el sillón del salón y me quito los zapatos mientras avanzo al dormitorio…encima de mi cama un paquete negro con un enorme lazo blanco hace que resalte la colcha blanca de mi cama, junto al paquete grande hay otro más pequeño …bastante más pequeño de iguales características…me apresuro a abrir el grande rompiendo el papel y el lazo sin ningún cuidado…la más fina seda negra y el más fino encaje se encuentra en su interior…al fondo una nota que dice “nena póntelo”…soberbia ante el espejo contemplo el regalo de mi dulce admirador deslumbrándome con la suavidad con que recorre mi piel tan sutil tela, haciéndome sentir deseada…siento ganas de salir así a la calle para que todos me vean…siento ganas de pasear aun a pesar de que llueve…siento ganas de bailar…estoy feliz…solo un momento y serás mío… Recuerdo el otro paquete más pequeño, me acerco a el y lo desenvuelvo con la misma curiosidad que el anterior pero con menos nervios, dentro de esa caja otra nota encima de un antifaz de color negro que vuelve a decir “Póntelo cielo”… una sonrisa se dibuja en mis labios mientras acepto esa cariñosa orden….ahora estoy en sus manos…no veo nada… me tumbó sobre mi cama, mientras el suelo de mi habitación esta lleno de envoltorios de papel de regalo ….esperó…mi corazón se sale de mi pecho empieza a invadirme una ansiedad mezclada con cierto deseo…de pronto, empiezo a escuchar una suave música creo que se trata de Kenny Gee … siento que por un extremo de mi cama alguien se acerca a mí con suavidad y sin apenas rozarme puedo sentir su perfume … un perfume de maderas perfumadas que provoca en mi un deseo salvaje e indescriptible…sigo quieta, mis sentido se agudizan…intentado captar cada sensación que recorre mi cuerpo…entonces aun sin rozarme siento su aliento rozar el lóbulo de mi oreja, susurrándome ….”Nena estas lista…? “….

EL:

 El la adoraba…al fin podría dar rienda a sus deseos…debía de tener mucho cuidado y no descubrirse…el primer día que la vio, tal altiva, tan bella…ella ni siquiera le miro, siempre le había ignorado, él no era nada para ella tan solo el jardinero de la finca, ese al que todo el mundo le da le espalda y nadie se preocupa de que existe. Había planeado durante mucho tiempo…como realizar su deseo, casi llegó a convertirse en un detective las 24 h…sabiendo cada pequeño detalle de su amada..Todo debía salir perfecto, cualquier descuido sería fatal …estos momentos eran lo único que importaba y la deseaba como nunca a nadie había deseado. Se las había ingeniado para coger las llaves de su apartamento al portero en un descuido y hacer copias…incluso llevaba el mismo perfume en esos momentos del novio de ella, todo estaba planeado hasta el último detalle…no podía fallar…entre susurros y con los ojos de ella tapados había murmurado unos palabras apenas audibles e irreconocibles….”nena estas lista…? “….no podía permitirse soltar una palabra más tan solo el silencio de su deseo y la música que sonaba de fondo serían sus mejores aliados. Con sumo cuidado mientras esperaba impaciente recostada en la cama, saco de su bolsillo dos cintas de raso negra…atando cada una a una mano de su amada…ella sonreía…ella en la pasividad de su deseo…repetía el nombre de otro no el nombre que a el le hubiese gustado oír…. – Criss…cariño que travieso estas hoy!!! (Sonreía ajena) – Psss…..(ni una palabra salia de su boca solamente el silencio que repetia en su cabeza cada grito que hubiese el querido dar en ese momento para decirle lo que la amaba) Ató fuertemente y con cuidado de no dañarla sus manos al cabecero de la cama…se quedo mirándola, llena de deseo….así siempre quiso verla…acaricio su pelo….

ELLA:

Podía escuchar el palpitar de mi corazón, parecía que se saldría del pecho…que morbazo tan intenso me daba verme de aquella manera…atada, cegada …yo que siempre había querido ser la que dirigía, aquel juego me hacia temblar entre una mezcla de deseo y de miedo a lo desconocido, pero era él Cris…mi amor, estaba en sus manos, confiaba en el y el siempre me había echo feliz. Escuchaba el ruido de su ropa caer en el suelo, podía oler ese perfume que me envolvía y venia de el, y sentía sus ojos clavados en mi cuerpo a pesar de mi cegez…un escolafrio recorrió mi piel haciendo que mis pezones se pusieran erectos ante el deseo de pensar que sería suya…una marioneta del amor, así me sentía…estar atada no era humillante sino excitante, estar ciega y jugar con el resto de mis sentidos me producía sensaciones desconocidas hasta ese momento. Ese susurro detrás de mi nuca, ese beso que empieza a envolverme según va bajando desde mi cuello hasta mi pecho…unas manos duras, ásperas…que me hacían dudar de mi amante, pero con una sensualidad exquisita, no parecía el, esas manos parecía que eran la primera vez que tocaban mi cuerpo sin embargo su perfume era el mismo de siempre. – Cris…bésame cariño !!! – Psss…!!! .- fue toda la respuesta que obtuve y un dedo cerrando mis labios que a su vez lo besaban con avidez…devorando y chupandolo como si fuese un dulce de caramelo. – Dios!!! Cariño como te deseo… – me sentía deseosa de él. El como si de un maestro se tratase, sin ninguna prisa, empezó a bajarme los finos tirantes del camisón, besando con devoción mis hombros y descubriendo mi pecho ante su mirada….

 EL:

Era mía…por esa tarde la sentía mía!!. Deslizando los tirantes por sus hombros y dejando al descubierto dos maravillosos pechos con los pezones erectos…esos pezones eran míos …y esperaban con ansiedad mientras palpitaba su pecho las caricias de mi boca…lentamente jugando con el deseo de ella y apaciguando el mío los bese con calidez, mi lengua corría alrededor de su aureola y con una mano acariciaba el otro pecho…en un momento de pasión incontenida mordisquee suavemente lo que tenia entre mis dientes, provocando que ella arquease su cuerpo de placer… Ella solo repetía una y otra vez ese nombre que empezaba a odiar con todas mis fuerzas… – Cris…Cris!!! Tanta era la rabia contenida…tanto era el deseo acumulado…no podía soportar escuchar ese nombre y tampoco podía descubrir mi engaño…en un momento de furia arranque el camisón que cubría su cuerpo…ella seguía deseosa, vacilante…ella estaba como mil veces la había imaginado. Mis dedos se deslizaban por sus hombros, mis labios besaban su cuello, se hundían, se recreaban, en el desfiladero de sus pechos, mis dientes mordisqueaban sus pezones erguidos, desafiantes, y mis manos seguían recorriendo su cuerpo, mil veces soñado, mil veces ansiado. Resoplaba de placer, no llegaban a gemidos, eran como sopliditos suaves, notaba cómo se erizaba su vello, mi tensión iba en aumento pero intentaba concentrarme en darle todo el placer que había soñado mil veces que le daría. Mis manos seguían palpando aquella suavidad igual que mi boca se saciaba de su sabor. Tenía su piel un olor agradable, a fresco, a dulce, como a hierba recién cortada, que excitaba no sólo a mis manos, también a mi boca, me incitaba a besarla, a lamerla, a seguir provocando en ella aquellos estremecimientos que me estaban volviendo loco. Ella seguía pronunciando aquel nombre que yo odiaba y eso me excitaba aún más…

 ELLA:

 Que sensación tan extraña…no parecía el mismo, su pasión, su olor, su sudor …todo era diferente nuevo, por un momento llegue a creer que era un extraño, sentí miedo de mis propios pensamientos y desee quitarme la venda para ver su rostro…pero el placer en el que me envolvían esas callosas manos que sentía en mi piel…callos? Criss tenía las manos suaves…será mi propio delirio producido por el inmenso placer del momento que estaba viviendo. De un golpe brusco sentí como apartaba mis piernas, sentí su cuerpo pesado encima del mío dándome su calor…me parecía mucho más pesado que de costumbre, pero en dos días no podía haber cambiado tanto…mi pecho le recibía en medio de una lluvia de besos, caricias, mordiscos…y la humedad de mi sexo anhelaba aquello que empezaba a sentir cerca y que crecía por momentos haciéndose sentir más… Callé…me di cuenta que no era mi Criss, pero era tan…tan…mágico ese momento, que quise seguir ciega y no descubrir el rostro de mi desconocido amante, entregándome como una gata en celo al más exquisito placer de sentirme por una vez devorada, humillada con pasión, engañada sin saber por quien…calle y ame. Me sentía indefensa, una mezcla de placer y miedo recorría mi cuerpo excitándome cada vez más…mi desconocido amante jadeaba encima de mi, deseándome, disfrutando de mi cuerpo como nunca nadie lo había echo, creyendo engañarme y sintiéndose libre en sus movimientos…no era Criss…necesitaba repetir su nombre pero no sabia que nombre tenía, tampoco quería descubrir mis pensamientos…y calle. Sin dejarme pensar más y apenas reaccionar sentí en mis entrañas su vigoroso sexo, suaves movimientos rítmicos me hacían gemir, indefensa, atada, pero viviendo cada minuto de el en mi interior…

EL:

Por fin…daba rienda suelta a mis instintos, a mis más anhelados deseos de hacerla mía, sentía como su cuerpo me pedía más…ya no hablaba, ella no decía nada…tan solo gemía y arqueaba su cuerpo de placer…entregada a mi…solo a mí. No quería hacerla daño y con suaves movimientos iba introduciéndome cada vez más dentro de ella, sus manos hacían por soltarse ante la pasión del momento, pero no podía…estaba inmóvil…de pronto sin esperarlo dijo algo casi inaudible… – Se..Seas..Quien…se…as…ámame !!!!- Sólo pude escuchar el final de la frase…ámame!!!…Dios!!! Cuanto la amaba, cuantas veces la había soñado así…y por fin era mía!!! La bese dulcemente en la boca aplacando su pasión desenfrenada con ternura…y ella devoro mis labios con suaves mordiscos de deseo…entonces sentí en ese momento como crujía mi corazón y ella rendida ante mi…se desvanecía en el más puro placer que emanaba de su cuerpo… Me sentía estallar, mis sienes estallaban, mi virilidad estallaba dentro de ella, mis deseos se cumplían…y ambos quedamos exhaustos, besándonos tiernamente en la boca y sorbiendo cada gota de cada uno como si fuera la ultima….. Ella estaba tan exhausta como yo…sin mediar palabra descansamos el uno junto al otro durante unos minutos, en los que note como se quedaba dormida con el peso de mi cuerpo sobre ella…no parecía importarle…tan solo era feliz. Me levante y empecé a vestirme sin hacer ruido, descorrí las cortinas que estaban echadas…y con mucho cuidado desate sus manos…seguía dormida…le deje el antifaz puesto y salí de su apartamento sin hacer ruido…

ELLA:

No sé cuanto tiempo permanecí dormida…aún tenía el antifaz puesto, pero mis manos…ya no estaban atadas. Tenía miedo de quitarme el antifaz, tenía miedo de saber… – Cariño…sigues ahí? No recibí respuesta alguna. Me quite el antifaz y la luz que entraba por la ventana me cegó, cuando fui capaz de abrir los ojos comprobé que mi habitación estaba revuelta con el papel negro tirado por el suelo de los paquetes de regalo, mi camisón ese tan bonito negro estaba roto…tirado a un lado de la cama. Fui hacia el espejo de la cómoda…preguntándome una y otra vez que había sentido? quien era? …y sobre todo si volvería a repetirse…mi imagen ante el espejo era una maraña de pelos…pero mis ojos, brillaban más que nunca. En ese momento escuche la puerta, que alguien metía la llave y abría…era Cris… – Cariño!!! Ya he vuelto!!! Estas? Algo frío me recorrió el cuerpo…una sensación de pánico que no había sentido jamás…Criss no me había echo el amor…Cris no era mi amante anónimo… Cerré la puerta de mi habitación había cubierto mi cuerpo con una bata y salí a recibir a Criss…como si nunca hubiese pasado nada… – Arréglate cariño…he sacado unas entradas para el teatro y no tenemos tiempo…venga ponte guapa, siempre llegamos tarde!!! Mientras Cris se sentaba en el sofá del salón fui a darme una ducha y arreglarme para ir al teatro…me sentía como una autómata, confundida…y pensando en un desconocido, en ese momento al pasar por la ventana de mi habitación mire hacia afuera…vi… al jardinero, que miraba hacia mi ventana, en sus ojos había un brillo de complicidad extraño como si supiera que pasaba por mi mente en esos momentos.

Y pensé: Bonita sonrisa.

 -FIN-

Anuncios

3 comentarios el “JUGANDO CON LOS SENTIDOS

  1. Candy dice:

    que lindo encuentro.. Eva….. lo lei tan concentrada que senti ser yo la del relato….

    beso; me encanta tu blog

    Me gusta

  2. Linda me ha encantado tu relato, es divino sentirse protagonista, gracias por compartir.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s