La herida

Hoy llevó todo el día pensando en las heridas que se curan en falso, creando un fea y espesa costra arriba pero infectas de pus por dentro, es necesario quitar la costra volviendo a hacer herida para luego poder hacer una cura en condiciones, de manera que la herida pueda cicatrizar sanamente sin infección. Pues con  las heridas del corazón pasa exactamente lo mismo, están ahí y a veces es necesario reabrirlas para darse cuenta de cuanto te importa esa persona, no importa si duele o no duele, lo único que importa es que una vez que vuelvas a curarla que no se vuelva a abrir y cierre sanamente, ya sea de una forma o de otra. Hay veces que el dolor te atraviesa el alma y estas una larga temporada desorientada sin saber que rumbo tomar, pero poco a poco algo te va señalando el camino correcto a la vez que va mitigando el dolor ya que nos acostumbramos a ese dolor, sin embargo cuando es la segunda vez siempre procuras no olvidarte de que duele demasiado para que vuelva a cerrar en falso, una tercera sería un error.

 

La verdad, no se porque hoy me ha dado por las heridas… es un símil un poco estupido pero es que no sabia como describir la sensación de mi propia herida. Unos días me provoca rabia, otros días decepción, alguno que otro procuro que sea indiferencia al sacarlo de mi cabeza aunque es apenas a ratos, llegara el momento en que no duela, no recuerde nada, todo me de igual y el se pierda entre los recuerdos, porque ya no me acordare ni del sabor de sus besos que son los que me volvieron a abrir la herida.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s