Hoy hablamos de cornamentas

Hoy me ha dado por pensar en la fidelidad, todo gracias a esa señora de Belfast casado con un primer ministro que le ha puesto una cornamenta descomunal a su maridito al liarse con un mozalbete de 20 años, y es que a nadie le amarga un dulce aunque ya tus dientes no puedan masticar carne prieta… tal y como lo suelto parece que la estoy crucificando pero Dios me libre!!! Yo no la critico por echar una canita al aire, si le ha dado un gusto al cuerpo ole sus ovarios!! Ni tampoco la critico por que su amante sea casi su nieto por la edad, ya que tanto derecho tienen las mujeres maduritas y arrugaditas de disfrutar tales ambrosías como los hombres maduritos, arrugaditos aunque no sean capaz de izar el mástil si no es con la ayuda de la viagra… la criticaría más y con razón el haber usado los fondos públicos para financiar los polvazos del mozalbete… sin embargo, me da penita en el fondo porque al ser mujer han dicho que esta loca y esta recluida en un centro para su recuperación… si hubiese sido su fiel marido el infiel habría pasado lo mismo? Las mujeres creo que no están locas si piensan con el “coño” tenemos el mismo derecho que ellos a pensar con la “polla”, (me perdonáis estas expresiones que no son muy habituales en mi pero es que me apetecía soltarlo) a el le hubieran cesado de su cargo de ministro por el escándalo financiero de gastarse los caudales públicos en su amante, pero nadie hubiera dicho que esta loco o demente…sino que era un picha brava…

 

Y retomando el tema de la fidelidad, de los golpes de pecho de aquellos que se consideran católicos y apostólicos, yo sin ser una beata me miro a mi misma y resulta que siempre he sido fiel por convicción, porque encuentro tan absurdo el engaño que no me merece la pena ponerle un “in” delante. Con lo sencillo que es hoy día pasar pagina si no estas a gusto y buscar algo que te llene aunque sea un mozalbete, no entiendo como existe la infidelidad aún, la libertad de una persona es la elección de estar o no estar, pero estar para nada… aun no lo entiendo, ni entiendo de cornamentas, ni de engaños, simplemente si algo no te llena o alguien lo dices para que esa persona no pierda su tiempo contigo ni tu con ella… pero hoy en día encuentro aquello de los cuernos de lo más ridículo, tal vez sea demasiado libre yo y por eso pienso así, porque siempre he sido libre y no me han atado nunca ningún tipo de convencionalismo social.

Confieso haber sido una gran cornuda… pero no me duele nada, solo note un tremendo peso en la frente y me lo sacudi de un plumazo.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s