PALABRAS GASTADAS, ALMA AGOTADA

Y un día ella se sintió cansada, dejo sus versos, dejo su alma…se perdió entre las sombras de la madrugada, y un día ella no quiso saber nada, se canso de esperar, se canso de gritarle al viento lo que atormentaba su alma, de contarle sus sueños a la nada… y escribió un verso no diciendo nada que entre sus líneas se desangraba, porque las palabras eran vacías como se estaba vaciando su alma.
Guardo su pluma en un cajón, el papel y la tinta que salía de su corazón, y cerrándolo con llave, olvido que ya no escribiría más palabras de amor. Había gastado tanto el amor que ya no le quedaban palabras en su corazón y las palabras que había gastado ya no tenían sentido, porque ella no quería escribir a su imaginación, ella quería escribir cartas de amor donde un destinatario las respondiese con pasión…
Y con un beso…se despidió de su pluma, de su imaginario amor, guardándolo todo en ese cajón…
Cuando las palabras se gastan tanto hablando de amor, agotan el alma y sin darte cuenta tienes que cerrar un día el cajón.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s