Enlatados al vacio…

Un día me cansé de sentir, me dolía todo tanto que no quería sentir nada, todos los sentimientos me asustaban, y decidí guardarlos en varias latas, que envasadas al vacío me hacían no sentir nada, la esperanza fue la primera que encerré en la lata, seguida del amor y la alegría… la tristeza la más rebelde de todas se resistía a entrar, el odio lo metí en la lata más grande en una lata que nunca se pudiese abrir, y entonces deje de sentir…

 

Fui durante un tiempo una piedra, desprovista de todo calor, se me olvida que es la sonrisa, se me olvido el sabor de un beso de amor, se me olvido sentir la alegría de la primavera en mi corazón…y deje de ser yo…solo era una piedra sin ninguna expresión en un rostro frío en el que no reconocí a mi yo.

 

Y al pasar por delante de las latas, las mire con atención estaban en una caja con la siguiente inscripción: AQUÍ ESTA LA VIDA EN TODO SU ESPLENDOR…

 

Poco a poco he vuelto a ir abriendo mis latas, empecé por la esperanza y continúe con el amor, que seguido de la alegría me han abierto un mundo de color…aún no me he atrevido a abrir las otras porque me dan cierto temor, poco a poco iré abriéndolas porque son parte de mi corazón…ahora siento el calor humano, en todo su esplendor… disfruto de la risa de un niño, y miro buscando tu amor cargadita de esperanza, aunque se me escape el dolor , el odio y la tristeza de ese encierro donde los tengo yo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s