El pintauñas rojo. Cap. 5.

Josefita ya tenía casi 9 años, eran las fiestas del pueblo y tenía una vecina un poco más mayor que ella, su amiga Marcela, a esta le habían regalado en la casa donde trabajaba como chacha un pintauñas usado de un color rojo intenso y en cuanto pudo fue corriendo a enseñárselo a Josefita, ambas muchachas estaban contentísimas como si un simple pintauñas fuese un tesoro para ellas, primero fue Marcela quien se pinto las uñas animando a Josefita a pintárselas después.

 

Las dos niñas no perdían la ocasión de enseñar sus uñas pintadas a todas las demás niñas que iban encontrando por la plaza o por el ferial que las miraban con envidia, se sentían un poco más mayores por el echo de llevar las uñas de color rojo y estaban deseando que llegara la tarde para ponerse su vestido de domingo y peinarse con brillantina. Ella estaba muy emocionada, siempre había envidiado a las actrices del cine, con sus labios rojos, sus medias y zapatos de tacón, soñaba con crecer y poder parecerse un poco a esas mujeres de la pantalla del cine.

 

Después de tomarse una gaseosa que les compro el hermano de Marcela para convidarlas a las dos y haber estado con su amiga planeando la tarde de feria, Josefita se fue a su casa ya que se acercaba la hora de la comida.

 

Sus hermanas al verle las uñas cuando llego a casa, les encanto y todas querían pintarse las uñas como ella, pero el pintauñas era de Marcela y se lo había llevado, así que las demás niñas se conformaron con admirar las uñas rojas de su hermana.

 

No se imaginaba Josefita lo que le iba a suceder en los siguientes minutos de la comida, algo que le haría bajarse de ese sueño y aborrecer sus uñas rojas. Tenía un hambre que pelaba, y el guiso de su madre olía estupendamente, patatas con conejo, tenía su cuchara en la mano y se encontraba alrededor del caldero con sus hermanos mientras esperaban a su padre, ella miraba la cuchara, el caldero y sus uñas tan contenta pero a la vez hambrienta.

 

Su padre entro en la cocina donde estaba toda la familia esperándole para empezar a comer. Cogio una hogaza de pan grande partiendo rebanadas para cada uno de ellos con su navaja y cuando fue a dar su rebanada de pan a Josefita se percato de sus uñas, retirando inmediatamente la rebanada de pan, en su cara se adivinaba que no era de su gusto que la niña se hubiese pintado las uñas…

– Y eso que es?- dijo el padre en tono severo.

– Me he pintado las uñas padre- dijo ella preocupada al ver el rostro de su padre.

– Pues ya estas quitándote esa guarreria y hasta que no te quede nada, no vuelvas a comer.- dijo el padre aun más enfadado.

 

Josefita se levanto de su silla y con mucho pesar fue a hacer aquello que su padre le ordenaba, aunque sabia que ese día se quedaría sin comer, porque por muy rápido que se lo quitase sus hermanos darían cuenta del caldero en un visto y no visto.

 

Tuvo que rasparse las uñas con unas tijeras, porque no tenía acetona ni siquiera sabia que eso existiese, no había forma de sacar aquello si no era raspando. Para cuando acabo con las uñas ya no quedaba nada en el caldero y sus tripas se resentían, la pobre hacia esfuerzos por no llorar.

 

Su madre era una mujer muy callada y había observado lo ocurrido, sabía que ella tenía hambre y a escondidas de su padre le había guardado una rebanada de pan que regó de aceite y un poco de azúcar, la niña dio buena cuenta de ello y se relamía de gusto, besando agradecida a su madre.

 

Por la tarde para cuando fueron a la feria, ya no le quedaba nada de sus uñas rojas, su amiga quiso pintárselas otra vez pero ella no quería arriesgarse a quedarse de nuevo sin cenar…

 

Continuara….

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s