Abriendome el pecho III

 

Un 13 de julio de 1987 sobre las 12 de la noche me puse parto, estaba sola en casa, mi marido a saber donde estaba, mis padres estaban en el pueblo ese fin de semana y mis hermanos, así que llame a mi suegro para que me llevase al hospital, el parto se me adelanto al menos 20 días. Casi no me da tiempo a llegar al hospital por poquísimos minutos casi doy a luz en coche de mi suegro, todo fue rapidísimo porque llegue a la puerta del hospital con el niño con la cabeza asomando y muy dilatada, derecha al quirófano… mi hijo nació esa noche a las 12:15, fue un buen parto pero las complicaciones vinieron justo después, mi niño nació totalmente sano, pero yo cogi un virus en el quirófano que alarmo de inmediato a los médicos, me dio una enorme subida de tensión y la matrona cuando me llevaron a observación no era capaz de encontrarme las venas por lo que me dejo los brazos llenos de moratones, nadie era capaz de encontrarme una vena para ponerme una vía… temían que en cualquier momento sufriese una embolia, un derrame o cualquier otra cosa, yo no sentía nada me encontraba con un enorme dolor de cabeza y flotando… ante el nerviosismo de la matrona y de las enfermeras que me atendían llamaron a un medico que fue el único que pudo encontrarme la vena para ponerme una vía e inyectarme morfina, el primero y el único chute de mi vida que según entraba en mi cuerpo iba haciéndome sentir mucho calor, lo que me llamo la atención es que no me lo metían todo de golpe como cualquier inyección sino muy despacito… luego al rato me quede dormida, pero en la UCI durante 4 días me tuvieron allí… cuando abrí los ojos mi padre estaba allí vestido de lagartera ( de verde con gorro de papel y fundas de papel en los pies) fue al único que dejaron entrar porque sino el hombre era capaz de prender fuego al hospital sino le dejaban, y los médicos a falta de mi marido le dejaron entrar a el… mi marido no vino a verme ni a saber de mi hasta que no me subieron a planta, el ultimo día… luego me entere de lo realmente mal que había estado porque pensaban que me iba a pasar algo bastante más gordo de lo que realmente sucedió… tuve suerte…podría no haberlo contado.

La tarde que me subieron a planta, vi. a mi niño que era precioso, con unos ojos enormes (mis dos hijos tienen los ojos muy grandes y siendo bebes es lo primero que llamaba la atención de ellos)… también llego el, que apenas me dio un beso en la cara y se fue derecho a ver al niño para jactarse de hijo delante de los que había en la habitación, con el llego un amigo suyo medio primo tan golfo y sinvergüenza como el… aunque este amigo siempre me trato estupendamente a mi porque nos conocíamos desde pequeños no dejaba de ser un golfo y un sinvergüenza, este se caso con una amiga mía a la que cuando estaba puesto le daba palizas, yo creo que a mi siempre me respeto porque he sido la única que se ha enfrentado tanto a el como a mi marido diciéndoles cuatro verdades y una vez divorciados nos hemos visto alguna vez en algún sitio, la verdad que a mi me ha tratado estupendamente cuando me ha visto cosa que a su mujer nunca… total… apenas estuvieron media hora allí cuando ya se marchaban a celebrarlo a su manera…ya me entendéis…

Al día siguiente me dieron el alta y me fui en fin de semana a casa, débil aun, con apenas fuerzas porque tenia anemia y con mis dos criaturas, mis padres se fueron al pueblo y mis suegros ese fin de semana de camping a Oliva (Valencia), todos pensaron que mi marido me echaría una mano con los niños que aunque estuviese todavía delicada estando el nos las apañaríamos…pero no fue así… mi marido me dejo en casa a mi y a mis hijos cuando acto seguido se presento el primo para irse a celebrarlo… no se les ocurrió otra cosa que irse a la famosa “Ruta del bacalao” durante todo el fin de semana… y casi sin poder ni moverme… tuve que echar mano de mi amiga la mujer del primo para que se viniera conmigo ese fin de semana a casa mientras su marido y el mío se corrían la juerga padre… y nunca le podré estar más agradecida porque Yolanda era un encanto de mujer y estuvo conmigo sin dejarme sola esos días, menos mal porque las piernas no me sostenían y me mareaba al levantarme de la cama.

 

Cuando regresaron mi marido me había comprado unos pendientes como regalo, aconsejado por su madre que de paso como estaba en Valencia fue a verla al camping y claro su mama le dijo que no estaba bien eso que había hecho que me llevara algún detalle…eso si, estuvieron un día con ella, disfrutando de la playa y mimando a su retoño… si hace eso uno de mis hijos le inflo a ostias!! Y me quedo agustisimo, vamos que vuelve a Madrid cagando leches…

 

Un detalle que tire por la ventana… pero esta gente me creía tan idiota? Ya no solo me insultaban como mujer sino mi inteligencia pretendiendo mermarla una y otra vez, eran una familia de hienas.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s