Abriendome el pecho… I

 

Esta noche he decidido abrirme el pecho y sacar aquello que ha marcado mi vida durante muchos años, poco a poco, porque es tan horroroso lo que voy a contar que aun recordarlo duele muchísimo, no por amor, sino por haber conocido el más profundo de los odios y de la peor de las maneras, no se si podré narrar todo y si mis dedos tendrán el valor de escribir todas las sensaciones vividas, demasiado humillantes, salvajes y dolorosas… esto no es un relato y tampoco contare mi vida solo pequeños retazos de ella, una vez que lo leáis os daréis cuenta de porque soy como soy y porque valoro mucho algunas cosas. De porque no me gustan los rollos aunque soy una mujer que podría tenerlos fácilmente ya que las ocasiones se me presentan más a menudo de lo que yo quisiera.

Mi noviazgo, duró tres años, y mi padre era de los padres de antes, que aunque tuvieses novio te hacia fichar en casa a las 10, teníamos que estar todos sentados a la mesa cenando y por supuesto teniendo novio debía de esperarle a que viniera a buscarme a casa en lugar de esperarle yo a el con las amigas en algún sitio (pronto se arrepintió mi padre de su error aunque ya fue demasiado tarde para mi, ya que con mis hermanos no actúo igual que conmigo les dejo conocer y abrirse al mundo, yo le cambie la mente en todo). Mi novio me dejaba en casa y el se iba de juerga con los amigos, también se tiraba a cualquier falda que se le pusiera por delante y empezaba a tener vicios demasiado costosos, yo tonta de mi me tragaba los sábados la peli del sábado en la primera mientras el se lo pasaba en grande, yo sin saber nada y sus amigos bien que le tapaban todo…

Un día de repente no me bajo el periodo, no le di mucha importancia, pero un día detrás otro llegaron a ser tres meses, asustada y sin saber que hacer acudí a mi amiga Maribel para que me acompañara al ginecólogo y ella acepto gustosa. Cuando estábamos en la consulta me pusieron en una camilla con las piernas hacia arriba en dos soportes y el medico introdujo su mano enguantada en mi vagina, soltando enseguida: «Estas embarazada». En ese momento no sabía si era una pesadilla o una broma, hasta que mire a Maribel y la vi. llorando como una magdalena, salimos de la consulta ambas llorando, y yo con un miedo que me traspasaba el alma… me llamó mucho la atención la «sensibilidad» de Maribel por mi situación y me abracé a ella llorando pensando que lloraba por mi.

Los primeros en enterarse fueron mis suegros, que se pusieron a dar gritos y a decir que enseguida teníamos que casarnos, acto seguido fueron ellos mismos a darles a mis padres la feliz noticia… y mi padre les decía que no hacia falta que nos casáramos, que había tiempo, fue el que mejor se lo tomo de todos… lo único que quería es que no me precipitase.

Me casé jovencísima, estando embarazada, pero no me casé por el embarazo sino por amor, mi padre era un hombre que tenia la cabeza muy bien amueblada y no le gustaba el que sería mi marido, siempre intento abrirme los ojos durante los 3 años de relación que estuve con el e incluso el día de mi boda, yo vestida de novia en la habitación de mis padres antes de salir a la iglesia y esperando al fotógrafo, echo a todos de la habitación para quedarse a solas conmigo y llorando me pidió que no me casara con el, que me quedara con mi hijo y que ya saldría adelante, que no era bueno… yo estaba muy enamorada y le conteste que le quería y que me casaría con el.

Mis suegros eran otro cantar, en cuanto se enteraron de mi embarazo enseguida exigiendo que nos casáramos y por la iglesia porque eran de lo más beatos, además de que pensaban que se quitaban un peso de encima quitándose al elemento de su hijo de en medio, buscando una sustituta para educarle… ósea yo, sabían que era un sinvergüenza y ellos aun lo eran mucho más.

Pues bien, a pesar de todo me casé… y en mi noche de bodas empecé a lamentarlo dándome cuenta de que me había casado con un desconocido.

No había mucho dinero y éramos una pareja jovencísima, así que esa noche la pasamos en un hotel de Madrid, el tenía unas copas de más como es lógico en esa noche y nos pusimos a hablar de todo lo que había ocurrido en la boda, a mi me extraño muchísimo que Maribel no hubiese ido a la boda y le pregunte si sabía el porque… entonces me confeso que llevaba seis meses viéndose con ella a mis espaldas, que se había enamorado de el y que habían tenido relaciones… me callo como un jarro de agua fría, todo el amor que había sentido por mi marido en esos momentos empezó a romperse y el dolor me impidió disfrutar de una noche de bodas… me casé con un tío que no me quería, que era el padre de aquello que llevaba en mis entrañas…

Me quedaban apenas 5 meses para dar a luz, y me pase las noches sola en mi casa esperándole a que llegara, entonces no había teléfonos móviles pero si lo hubiese habido tampoco lo habría utilizado… muchas noches de insomnio para verle llegar borrado o hasta las trancas de coca.

Dí a luz y en un par de meses recupere parte de mi figura, no había engordado mucho en el embarazo debido a tanto sobresalto como tuve y a una dieta rica en hierro que me puso el medico además de quitarme muchas grasas, en eso tengo que decir que se porto mi medico.

Una noche se presento en casa con una pareja, yo tenía a mi niño durmiendo en la cunita ajeno a todo. Cuando llego me presento a Antonio y a su novia Carmen, unos amigos según él muy buenos…se pusieron unos cubatas, se metieron un par de rayas y en esto que veo a mi marido ponerse cariñoso con Carmen, y a Antonio acercándose a mi y poniéndome la mano por el hombro cosa que yo enseguida reaccione dándole un manotazo… miré a mi marido que se reía gracioso y en ese momento le dio un beso en la boca a Carmen, yo me puse histérica y los eche a todos de casa, mi marido me amenazo con darme un bofetón y empezó a chillarme, llamándome cosas asquerosa, guarra, estoy harto de ti… se llevó a Carmen a una habitación y me dejo con Antonio en el salón… este muchacho después de todo se dio cuenta de que yo era ajena a todo eso y en lugar de intentar nada conmigo se hizo cargo, empezó a hablar conmigo de la situación explicándome que el y su novia hacen intercambio de parejas, que a el no le importaba y que pensaba que yo estaba de acuerdo también porque mi marido les había dicho que si… yo llorando le dije que no sabía nada de eso y que es algo que no me gustaba, que el único hombre con el que había estado era con el… me respeto, cuando salio su novia de la habitación se marcharon sin decir nada… y yo empecé a odiar con todas mis fuerzas como nunca lo había hecho….

Esto solo es una pequeña parte, por esta noche no puedo seguir más….

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s