A trabajos forzados…

El me acompaña, es un buen amigo, me mira hipnotizado para soltarme aquello de;

–         Eres mucha mujer para comerte de un bocado, contigo hay que tomarse su tiempo un buen partido de futbol con sus dos tiempos, bocata incluido y prorroga de penaltis…

Yo le miró y le sonrío, porque me lo suelta de forma tan natural que en lugar de sentirme bocadillo, me siento una rosa… pero no le quiero y el espera. Cualquiera que le oiga piensa de el que tiene expresiones de barriobajero, pero no es así, es mucho más culto que yo, un hombre que ha vivido, ha viajado, sabe de la vida, no he conocido a nadie con una conversación tan fluida y tan inteligente… y algo sibarita en sus gustos, además de ser muy atractivo… cualquier mujer estaría feliz a su lado. Y yo me siento bien a su lado, pero no es el dueño de mi corazón… el lo sabe, y construye caminos de pétalos para que me guíen hacia el… no sé si debo dejarme llevar o bien sigo encerrada en mi misma esperando no se que…

 

Hoy me llama, ha reservado mesa para el sábado en un restaurante de esos con comida de diseño, todo muy pijo… todo perfecto, le he dicho que si, después me ha dicho que iremos a un sitio al que me gusta ir a mi y hace tiempo que no voy… tiene una enorme paciencia conmigo, me trata con tanto mimo…pero yo tengo mi mente en otro sitio y salgo con el porque tengo la necesidad de vivir, aunque me consta que no vivo al completo…

 

Cuando le veo, sueña en voz alta, con los viajes que quiere que haga con el, me regala rosas blancas aún sin haberle dicho que son mis preferidas… y yo sueño lo mismo pero con otro sueño diferente… me relajo, dejo de pensar y me dejo llevar… tal vez un día pueda enamorarme de él, aunque a día de hoy mi sueño es otra persona.

 

Si fuera por el, querría verme todos los días y yo le freno, a pesar de tener todo el tiempo el mundo, a pesar de llegar a casa y estar completamente sola, a pesar del hombre maravilloso que es…

 

Me encuentro sumergida en un triangulo y mi vértice se esta rompiendo…

 

Anuncios

4 comentarios el “A trabajos forzados…

  1. ulysshes dice:

    En el amor debe mandar más el corazón que la cabeza, creo. No es tanto lo que nos conviene, sino más bien lo que necesitamos.

    Pero nunca se sabe, cuando uno menos lo espera esa persona en quien no pensamos de repente aparece en nuestro corazón y comenzamos a sentir.

    Un beso.

    Me gusta

  2. Ev@ dice:

    Pues no es eso lo que me ocurre a mi, con gusto cambiaria a esa persona por otra, pero como la otra no puede o no quiere, mi vida sigue y eso no quiere decir que este amigo por majo que sea y guay, tenga lo que quiere o me enamore de el porque se porte estupendamente conmigo.

    A mí me puede el corazón, y si mi corazón esta en una persona por mucho que me regalen los oidos otra no soy capaz de avanzar, tan solo vivo, salgo entro y cada uno en su casa, que para cenar y el cine vale cualquiera, para otras cosas no.

    Un beso

    Me gusta

  3. Ev@ dice:

    Reblogueó esto en Letras perfumadasy comentado:

    Hay veces que el pasado no te deja ver un hermoso presente… reblogueo este post.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s