A UNA HIENA…

Pinte mis uñas para acariciar tu piel,

me pinte los labios,
para dejártelos morder,
perfume mi cuerpo,
y lo entregue con placer…

Hoy mis uñas rotas sangran…
tu piel no fue piel,
sino cemento armado,
donde al arañar me las deje…

Hoy mis labios están hinchados,
sangran y están morados,
con fiereza fueron devorados.

Hoy mi cuerpo esta perfumado de dolor,
mi piel fue rasgada,
y tu mano aplasto mi corazón…

No fue placer que fue dolor,
entregarme en cuerpo y alma,
a esa hiena que hay en tu corazón…

Y hoy me siento despojo,
alimento de una hiena carroñera,
que en mi dolor se alimenta,
con saña y destreza…

Y con los ojos enrojecidos,
de tanto llorar lo vivido…
aun me quedan fuerzas,
para terminar con tu espanto.

Aléjate hiena!!!
De mi corazón y mi abrazo,
que nunca más habrá otra alimaña,
que disfrute de mi regazo…

Búscate la carroña en otro lado!!!
que mi corazón no es carroña,
ni te pertenece mi abrazo!!!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s